En la últimas semanas he visto cómo clasificaron el frapuccino del Tecnológico de Monterrey como clasista; el Rock como un género misógino; la serie icónica de los noventa Friends es sexista; la gente descubriendo qué es el queso petit suisse; la homosexualidad de los personajes de Plaza Sésamo: Beto y Enrique; en cómo el nuevo iPhone es machista por que su tamaño no cabe en la mano de una mujer; el por qué un perro te observa al hacer sus necesidades; así como meter huevos duros por el ano daña tu estómago. Entre otras.

De una forma muy consciente han estado apareciendo notas “periodísticas” donde la nota no es nota; sino los clicks y la polémica —hasta cierto punto, cómica— sobre cosas que antes uno no cuestionaba, no se hacían por ocio —o necesidad de atención—, o que generan polémicas hasta cierto punto, innecesarias. Pero es lo que ahora genera más tráfico en internet. No sólo en México; sino en el mundo. Y es una tendencia que seguirá yendo al alza. Sitios como VICE, Sopitas, BuzzFeed, OKChicas, La Guía del Varón, NotiNerd; y algunos sitios de noticias han usado este recurso.

dfgfh
Ranking de Medios Nativos Digitales, julio 2018. El Economista / ComScore

¿Qué es un clickbait? Principalmente un enlace web para atraer usuarios. Sin embargo, en los últimos años muchos medios informativos los han utilizado como una especie moderna de amarillismo periodístico. Donde no presenta noticias legítimas bien investigadas; utilizando títulos periodísticos exagerados basados en escándalos o sensacionalismo. Esto para la cosecha de estas notas en miles de clics. En términos traducidos refieren explícitamente como “ciberanzuelos”.

El año pasado, el Community Manager de Publimetro Colombia le contestó a una usuaria el porqué se hacen estas notas; simplemente porque es «darle gusto a una masa que pareciera despreciar el verdadero periodismo pero ama lo viral». Y sí, funciona para pagar la nómina de empleados y becarios de un medio. Genera más tráfico el video donde un niño al dar el grito de independencia menciona al Cruz Azul que la familia asesinada en Xochimilco por un ajuste de cuentas.

Aunque estos contenidos han proliferado con enorme gusto entre los usuarios; también ha generado cierto grado de desinformación y parcialidad, específicamente medios de posturas ideológicas muy marcadas. Páginas en Facebook como Puma Capitalista, Desinformémonos, CNN Verde en Español, Colectivo Dignidad; y sitios web como Regeneración y Diálogos de Confianza han tenido cierta influencia en el público de aspectos ideológicos; que también han originado influencers de cierta tendencia. Todo con el mismo patrón: generar polémica en redes sociales a un punto de amarillismo ideológico disfrazado de información periodística; casos aplicables en México.

CvEWloSUsAAGtKk
Anuncio del lanzamiento de La 1 de Grupo Fórmula. Octubre 2016

Los influencers han sido otra semilla en el clickbait. Muchos de ellos comenzaron con sencillos videos en plataformas como Youtube, Twitter, Instagram y en el extinto Vine para convertirse en pocos años en comediantes, celebridades, cantantes, incluso periodistas. Haciendo hincapié en lo último; debido que sus polémicas declaraciones han generado reacciones contrastadas, como en su público y sus detractores, generando subjetividad informativa y notas periodísticas en los medios importantes que alimentan el morbo del público sobre su declaración. CalloDeHacha, Chumel Torres, Mauricio Riveroll, El Chapucero, Tamara de Anda, Antonio Attolini; entre otros exponentes en México que han brillado por la polémica en sus cuentas de Twitter o sus programas.

No por nada; medios como Radio Fórmula —La 1— o Multimedios —Destardes— los han contratado en la búsqueda de nuevos públicos; pero que no están generando alguna objetividad, sino una parcialidad emotiva que orilla a la posverdad. Incluso, los medios televisivos usan lo viral en redes sociales como notas de relleno. Los programas de revista —Venga la Alegría, de Azteca. Vivalavi, de Multimedios—; algunos noticieros —Imagen Noticias con Yuriria Sierra. Hechos Sábado con Carolina Rocha—; incluso programas nocturnos —Es Show, de Multimedios. Qué Importa, de Imagen— hacen secciones específicas de contenidos virales.

El clickbait llegó para influir en la sociedad. El peligro se torna en México por el anunciado recorte de gasto publicitario gubernamental que buscaría implementar el presidente electo Andrés Manuel López Obrador; que antes de tomar posesión los medios empezaron a sucumbir con el recorte de personal en Milenio y Reforma, y que puede perjudicar la calidad periodística —ya en sí con una crisis—; donde para aumentar los ingresos en publicidad tendrán que recurrir a una sección de noticias virales, para mantener sus ganancias o plenamente sobrevivir como medio periodístico. De hecho; muchos periódicos en los últimos meses han subido su precio para solventar gastos.

vice-channel-viceland-image-4-2000-36059
Publicidad de Viceland, lanzado en 2016

 

Los medios digitales, de corte periodístico, buscarán de igual manera recurrir a este tipo de notas para ser financiados y generar recursos. Los medios que ya se dedican a este tipo de contenidos virales están creciendo a niveles jamás vistos. Badabum empezó haciendo videos de contenido curioso y hasta han lanzado programas para exponer infieles en Youtube; BuzzFeed comenzó en México haciendo sus famosos quizzes y ya cuenta con un departamento de noticias. En Canadá, VICE comenzó como revista impresa, transitó a los medios digitales y por su contenido polémico e irreverente logró quitar H2 de A&E Networks y tener a Disney como accionista para lanzar su propio canal de televisión: Viceland.

Entrar a debates filosóficos y políticos de dominación política a través de los medios; la venta del morbo y el amarillismo; la creación del quinto poder, y otros aspectos eso corresponde más los especialistas documentarlo. La sociedad está notando la sobreinformación a la que estamos siendo expuestos; sumado a la burbuja de los algoritmos que otorgamos a las redes sociales para personalizar nuestro contenido, y que miles de personas caen en noticias falsas o en posverdades. Ya está teniendo efectos; terraplanistas que defienden su postura, mascotas que ahora son influencers; e incluso, contenidos de tendencia conspirativa como InfoWars con más de 10 millones de visitas al mes y la defensa del actual presidente de Estados Unidos a su medio a pesar de ya está suspendido en redes sociales. Mejor me vuelvo influencer del clickbait.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s