Cuando me preguntan el año que nací sin problemas menciono que soy de 1994, y adiciono “soy del año de la crisis y hermano de la Línea 8 del Metro”, eso cuando México entró en recesión por el famoso “Error de Diciembre” o “Efecto Tequila” como dieron a mencionar algunos medios internacionales de la época y se inauguró una de las líneas más demandadas del transporte público por excelencia de la Ciudad de México. Muchas cosas de ese año ya están cumpliendo un cuarto de siglo, sin embargo, casi todos estos legados siguen vigentes, pero con los cambios que ha generado el mundo después.

Fue el año del asesinato de Colosio y de Ruíz Massieu, del TLCAN, del genocidio de Ruanda, del suicidio de Kurt Cobain, de la muerte de Bukowski, de Nixon y de Kim Il-sung; del ejército zapatista, de fin del Apartheid con Mandela, del principio del fin de ETA y el ataque al AIMA en Argentina; de los estrenos de El Rey León, de Pulp Fiction y de Forest Gump. El del Mundial de Estados Unidos, del nacimiento de la Play Station, y de la ruptura musical con el Alternativo y el crecimiento del Rap.

A 25 años de distancia seguimos sin saber qué había en la maleta de Marcelus Wallace, de llorar por la muerte de Mufasa, pensando que la vida es una caja de bombones. Seguimos cuestionando quién mató a Colosio, escuchando “Smell Like Teen Spirirt”, analizando los legados soñados de Mandela ahora que ya no está entre nosotros, Henry Chinaski sigue contándonos la vida de Bukowski entre sus páginas, y seguimos analizando los legados de Weezer, de Korn, de Jeff Buckely y de Portishead, de Definitely Maybe de Oasis, de Illmatic de Nas y Parklife de Blur.

Aunque también han cambiado muchas cosas; el PRI dejó de gobernar y ahora es la oposición reducida de alguien que sueña con una “cuarta transformación” que deja muchas dudas, ya no es TLCAN, es T-MEC y aún no sabemos si se aprobará con un presidente de sólo era un empresario inmobiliario neoyorkino que aparecía en Home Alone; los Kim siguen controlando la vida de los norcoreanos, Ruanda y Sudáfrica lograron superar sus épocas más oscuras de su historia; ya no es ETA, es el Estado Islámico; los zapatistas no eran los malos, era el propio narcoestado.

La guerra de Yugoslavia se acabó, Rusia recuperó su hegemonía geopolítica y China es la segunda potencia mundial; lo que el Internet era algo exclusivo del CERN ahora es parte esencial de nuestra vida; Israel y Palestina se siguen peleando, aun cuando Yasir Arafat, Isaac Rabin y Shimon Peres habían acordado la paz; Bill Clinton y Salinas de Gortari ya no son recordados como ídolos; Luiz Inácio Lula da Silva sí pudo ganarle a Fernando Henrique Cardoso, pero terminó preso por corrupción; ya mataron a Saddam Hussein, pero tienen a Nicolás Maduro como nuevo objetivo; y ya hay euros, las 19 monedas que tenían los miembros de la Unión Europea dejaron de existir.

La “Maldición del Bambino” y la “Maldición de la cabra” se acabaron; los Patriotas se convirtieron en los más ganadores de los Super Bowl cuando eran un equipo mediocre que soñaba con postemporada; Brasil e Italia ya no son las potencias futbolísticas como en esa época; los hermanos Gallagher se odian a muerte; MTV dejó de ser un canal musical e Infinito pasó a ser un canal de series; Juan Gabriel y Selena ya no están con nosotros, tampoco Tupak, Michael Jackson y Adam Yauch, y Luis Miguel y José José terminaron con bioserie; la guerra de las televisoras terminó, ahora tenemos cuatro cadenas de televisión nacional y todas en crisis económicas por el auge de la televisión distribuída por internet.

Por ello, todo lo que tenga impreso “1994” tiene una enorme relevancia; es mi pasado, mi presente y mi futuro. Ahora, que todo esto cumple un cuarto de siglo es para realmente reflexionar ¿Realmente estamos yendo hasta un buen futuro de la humanidad? ¿1994 ya podemos considerarlo un año de ruptura sociocultural global? Solo es revisar la historia y con mucho detalle del contexto actual, de un antes y un después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s