Poder, influencia, alianzas, todas estas palabras son parte esencial del juego geopolítico que configura al mundo, y claro está, son las cuestiones fundamentales sobre las cuales está asentado el mecanismo que hace funcionar a las relaciones internacionales, es evidente que quienes hacen un mayor uso de sus recursos económicos, políticos, militares y sociales son los que terminan por dictar las situaciones en su favor, sin embargo, los países extienden sus influencias por otro tipo de herramientas, en algo que es llamado poder blando o soft power.

El concepto fue creado en 1990 por Joseph Nye para referirse a la manera en que un estado o cualquier otro actor político hace uso de elementos culturales, ideológicos o mediáticos para influir en otros y que de esta forma adopten sus puntos de vista.

Tras leer el concepto podría pensarse que Estados Unidos es el país más dominante en este aspecto, puesto que se trata de la nación que tiene una mayor capacidad para crear contenidos y elementos culturales, además de ser quien más exporta este tipo de creaciones al resto del mundo, sin embargo, en 2017 perdió la hegemonía ante Canadá según lo publicado por la revista Monocle.

donald_trump_by_gage_skidmore_2
Trump ha tenido implicaciones en la caída del poder blando de los Estados Unidos. COMMONS

Y es que, el poder blando se ve directamente perjudicado por lo que se hace en el llamado “poder duro”, es decir el que hace uso de estrategias políticas para lograr la influencia, por eso, tras la llegada de Trump a la Presidencia de los Estados Unidos, el país ha ido perdiendo influencia, pero no necesariamente por sus productos culturales sino por lo que su propio gobierno hace.

La producción creativa representa una pequeña parte de todo lo que implica el poder suave, el cual incluye factores tan distintos como la cultura; el emprendimiento; el uso de tecnologías digitales; la forma de gobierno; el compromiso con otras naciones; y la educación, todos estos factores son los principales, sin embargo, existen algunas otras ideas que ayudan a que la valoración de un país suba o baje de acuerdo a su situación.

Las ideas que pueden modificar la calificación de un país son: favorecer a los países extranjeros; la percepción hacia la cocina de otros países; la forma en que son bienvenidos los turistas; el recibimiento a los productos electrónicos ajenos o artículos de lujo foráneos; confianza hacia los otros respecto a temas globales; el deseo de visitar otros países para estudiar, trabajar o vivir; y por último, la forma en que se perciben las aportaciones extranjeras a la cultura global.

Puede parecer un tanto curioso, pero existen por lo menos dos estudios que se encargan de medir el poder blando de los países, el de Monocle y el de la consultora Portland, si bien, los dos miden factores parecidos, se debe destacar que existen diferencias respecto a la clasificación que obtienen los países en cada uno de ellos.

En el caso de Monocle, se coloca en el top 5 a Canadá, Alemania, Francia, Japón y el Reino Unido, en este caso se hace un enfoque mayor respecto a cuestiones culturales y económicas, puesto que son los temas que trata la revista. Mientras que Portland entrega las primeras cinco plazas a franceses; británicos; estadounidenses, alemanes y canadienses.

gettyimages-688637694-bf115bd3-6555-4644-a09f-9124d6422902
Francia y Canadá, los países premiados según distintos estudios sobre el poder blando. ROLLING STONE

Monocle premia a Canadá principalmente por la forma en la cual el gobierno de Trudeau ha logrado desarrollar al país como una alternativa a los Estados Unidos, especialmente respecto a las cuestiones migratorias; la oferta educativa y el gasto que realiza el país en ayuda internacional.

Mientras que Portland premia a los franceses gracias a lo ocurrido en las urnas en mayo de 2017, cuando Emmanuel Macron se impuso en las urnas a Marine Le Pen, lo que apuntaló la imagen tolerante del país, además, la llegada del nuevo gobierno francés permitió que la red diplomática francesa continuara en una política que apuesta por la integración internacional. También se debe destacar que el estudio le mostró su apoyo al país galo por mantener el interés turístico y cultural a pesar de haber sufrido atentados terroristas en los últimos años.

El poder blando también se ve modificado por los acontecimientos deportivos como lo son los Juegos Olímpicos y los Mundiales, como se puede imaginar, el hecho de que un país gane la Copa del Mundo o se corone en el medallero influye en su reputación, este mismo hecho ha provocado que convertirse en la sede de estos eventos sea una manera en la cual se puede aprovechar la situación y plantear un escaparate atractivo a nivel mundial, lo que ha hecho que cada vez sea más común observar ofertas en territorios que nunca antes se habían interesado en este aspecto.

subc3adndices
Parte de los factores de evaluación del poder blando. IMCO

Sin embargo, el poder blando también cuenta con una serie de detractores, quienes acusan a este tipo de actos diplomáticos como una manera de distraer la atención, cuando en realidad las cuestiones económicas y militares siguen siendo las más importantes a la hora de determinar la fuerza que tiene un país respecto a otros.

Además, como suele ser habitual, este tipo de acciones se ven claramente limitadas por la propia capacidad económica y política de los países implicados, lo que limita que los países en vías de desarrollo puedan imponerse en el top.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s