El pasado 22 de mayo; Salman Abedi, de tan solo 22 años, provocó los bombardeos en el concierto de la cantante Ariana Grande en el Manchester Arena, con un saldo de 22 muertos y 59 heridos. El 26 de mayo el ataque a quemarropa sobre un autobús de cristianos ortodoxos en el sur de Egipto con 29 víctimas mortales y 13 heridos, a un día del inicio del Ramadán, el mes más importante en la religión musulmana. El 31 de mayo, un coche bomba explotando en las calles de Kabul a las primeras horas de la mañana, en hora punta, dañando varias embajadas como Francia y China, dejando cerca de 90 víctimas y más de 400 heridos; los talibanes se han deslindado de los hechos.

Ayer, en Filipinas, el ataque de un “lobo solitario” al casino del Resort World Manila con 36 víctimas mortales y el incendio de las instalaciones. Y hoy, acabando la final de la UEFA Champions League entre el Real Madrid y la Juventus de Turín; una falsa alarma con petardos en la plaza de San Carlo en Turín provocó una estampida en el Fan Fest de los hinchas de la ‘Vecchia Signora’, dejando 5 heridos de gravedad. Minutos más tarde, con una furgoneta atropellan a civiles en el London Bridge, de la capital inglesa, y minutos más tarde, un ataque con arma blanca en el famoso Bourough Market dejando, hasta la publicación de esta nota, seis muertos.

En menos de dos semanas hemos visto cinco ataques terroristas; dos en Inglaterra, y uno en Afganistán, Egipto y Filipinas. La propagación del terror en su estado más puro; sin importar sexo, edad, religión, raza o condición social. Sin importar que pertenezca a DAESH o sea un “lobo solitario”. En México sufrimos igual de violencia en niveles que no podemos imaginarnos; todos los días ver personas asesinadas en las portadas de los periódicos por cientos de razones —asaltos, cuentas pendientes, el simple acto homicida de impotencia—feminicidios, asesinatos y ataques a periodistas.

“Veo gente muerta” dice Cole Seal, el niño del célebre filme de terror ‘El Sexto Sentido’, de 1999. Hoy, en 2017, si no asesinan a alguien de tu colonia, muere alguien de tu misma ciudad, estado, país, continente o mundo. Sin importar quién eres, de dónde eres o qué sexo eras. Una simple estadística para el INEGI o la PGR en homicidios, números negros que aparecen en las noticias; y lo peor aún, que hemos aceptado la violencia, el asalto, y el asesinato como algo normal en nuestras vidas.

Me tocó leer todo sobre el atentado de hoy viajando en Metrobús; me veía ansioso y preocupado por algo que ni siquiera me pasó en carne propia. Los demás pasajeros estaban viendo la noticia en sus teléfonos y continuando sus vidas como si no hubiera pasado algo. Desconozco si estoy mal al preocuparme de un atentado al otro lado del Atlántico o la sociedad en general en infravalorar un atentado.

Algo en lo que estoy seguro; tengo sensibilidad ante la noticia. Preocuparme del mundo y su sociedad a todo momento. Y si pienso dedicarme al periodismo esto será mi pan y vino de todos los días; pero tristemente observo, parafraseando una frase de Álvaro Cueva, y que ya es algo real: «Un día sin muertos, no es día». El tiroteo del Colegio Americano del Noreste en Nuevo León, a pesar que fue hace casi medio año, seguirá siendo una de las notas que más me han lastimado en la vida, en forma sentimental y racional. Así como a otros con el ataque a Charlie Hebdo en enero de 2015, o el feminicidio de Lesvy Berlín en las inmediaciones de Ciudad Universitaria el mes pasado.

Me duele ver al mundo hacerse pedazos todos los días, con las cosas más viles y ruines de la humanidad. Pero informando será la única manera de comprender al mundo; ignorarlo, volviéndolo cotidiano y hacerlo de lado es más deshumano y tóxico de lo que parece en esa sociedad, que está más dividida y desconcertada por el futuro conforme pasan las horas y minutos.

De acuerdo al tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s