jdhus dsz
Captura de un tuit falso bajo el nombre de un medio periodístico

Todos los años, en Twitter, es la misma historia cuando son cierres de campañas electorales. Descalificaciones a ciertos candidatos o partidos, apoyo incondicional a otros; y los más peligroso, la propagación de la posverdad, la mentira. Todo a través de cuentas escondidas en el anonimato, que innecesariamente deben ser desconocidas.

La población mexicana tiene un caso sintomático; no le gusta ver noticias. Gran parte se debe a la caída de la credibilidad de su prensa, sin un argumento claro. “Los noticieros dicen puras mentiras”, “¿Para qué veo cómo se roban nuestro dinero los políticos?”, “¿Noticias?, qué flojera, no me interesan” y cientos de argumentos que se pueden cuestionar a cualquier peatón con el que cruce uno en su camino; de ahí parte la otra cuestión de la insensibilidad ante la violencia.

La política y la información tiene gran desencanto en nuestra sociedad, pero es inevitable porque es el desarrollo de nuestra democracia y libertad. Por eso se hacen elecciones; y en México cada año se hacen elecciones, sea para legislaturas locales y federales o para gobernadores y Presidencia de la República. En este año, en la antesala de la elección presidencial, tocó el turno a Coahuila, Nayarit y Estado de México para gobernador, Veracruz solo es para renovación de alcaldías.

Las campañas acabaron el pasado miércoles 31 de mayo, pero en las redes sociales, y en especial Twitter, esto es el verdadero comienzo de la “guerra sucia”; en donde se difunden noticias falsas, escándalos políticos, apoyo incondicional de algún candidato; todo para “convencer al posible electorado” que todavía no decide su voto; a través de la posverdad.

Sin importar partido político, se descalifica a otros con tal de ganar electores, en veda electoral. Manipulando tuits de servicios noticiosos que ellos jamás publicaron, la proliferación de las “cadenas” de WhatsApp con noticias o propuestas falsas y usando publicidad indebida porque no hay regulaciones cibernéticas de campañas electorales.

Tristemente, la gente que difunde información falsa no lo hace para que usted se informe de lo que es “confidencial” o prohibido, ni para promover la ilustración. Lo hacen para lucrar, para infundir miedo, para controlar masas, para cometer delitos. Ningún medio es completamente imparcial, la imparcialidad en los medios no existe, pero es nuestra obligación exigir información sin tendencia amarillista; informándonos, aunque no es del agrado de muchos. Forma parte de la educación, y la educación es la base del progreso social.

De acuerdo al tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s